lunes, 6 de diciembre de 2010

El Retador


Ahí va el Retador.
Aprieta los puños y ciñe muela contra muela y arremete.
Con un pincel en la mano, con una máquina de escribir o con un martillo.
Pero va. No se queda. No tiene excusas.
Y no hay viento en contra que lo desvíe de su destino.

A mis alumnos Pepe Cano y Roberto Jasaja... ¿no escuchan la multitud?
Están coreando vuestros nombres.